Desde 1997 los Teletubbies han configurado un imaginario colectivo sobre el significado de la inocencia y claramente la estética, para muchos este programa marcó un hito por múltiples razones, entre ellas destaca su éxito en las pantallas de televisión y su extraña apariencia que parece sacada si se piensa de forma critica de una película de terror.

Elementos como el bebé sobrepuesto en el sol, los extraños refugios nucleares y el criticado bolso que llevaba a cuestas Tinkie Winky producto de los estereotipos que socialmente fueron construidos desde su aparición y que terminaron por darle una mayor popularidad a la serie de televisión.

Lo más curioso es quizás hacerse a uno mismo las preguntas de ¿Por qué los niños disfrutaban con las aventuras de estos curiosos amigos? ¿Cómo afectó nuestra visión del mundo este performance que ilustraba el arte que se encontraba en la vanguardia y que claramente se desarrollaba espontáneamente en este curioso programa?

Ante esto Andrew Davenport, creador de la serie responde “los niños están fascinados por los objetos reales”.

Esta afirmación parece que contrasta con la fascinación de los niños por cosas simples y reales como las envolturas de los dulces o sus regalos, elementos que eran desarrollados a lo largo del programa y evidenciaban la visión que su creador tenía de la vida tecnológica tal y como se demuestra en la pantalla que sobresale en el vientre de los personajes, este parece ser un elemento clave para comprender la nueva creación de Davenport en el cual de manera radical este parece hacer una critica a la era digital con su radical propuesta kitsch.( Una estética pretenciosa)

Ahora, esta nueva propuesta se desarrolla bajo el nombre Moon and Me en el cual los personajes se ven constantemente haciendo cosas con las manos, Davenport argumenta en una entrevista para The Guardian: “Las manos son el gran tema del show. Hay más de 500 objetos en la casa de juguete y cada uno está hecho a mano, pintado a mano”.

El esperado programa se estrenará el próximo cuatro de febrero en Gran Bretaña y parece mostrar un nuevo montaje estético que rechaza el 3D y la tecnología de vanguardia, por lo que el equipo encargado de la producción se encuentra trabajando con la Universidad de Sheffield para diseñar un escenario con marionetas, maquetas y papel pintado, para desarrollar un show de stop-motion que transportará de seguro a los niños dentro de un mundo mágico.

Jeniffer Espinosa

Sonámbula, Comunicadora Social, amante del arte, supuesto de actriz y cantante, escritora de la vida, apasionada por el periodismo, el cine, el baile y la literatura. "Mi revolución es amar".

Ver todos sus post

AGREGAR COMENTARIO

¡Bienvenido!

Revisa ahora mismo tu correo electrónico

Te hemos enviado un mensaje para

confirmar que esté correcto.