¿Te has preguntado cómo la sociedad crea y consume el papel que tienen las mujeres dentro del cine y las productoras de televisión?

Los personajes femeninos han sido mitificados y han sido utilizados desde el principio de los tiempos como un símbolo sexual, atractivo, y estratégico en el mundo de la publicidad para atraer espectadores, lo que se ha convertido en una cultura comercial.

El fundamento de la mujer como un ser humano pensante y poderoso, se ha adaptado en piezas artísticas en el mundo, buscando cambiar la concepción que se tiene de este género, dando a esta el papel que se merece, creando personajes femeninos que derrotan el sesgo sexista.

Recordemos como apariciones de mujeres en el medio como La Princesa Leia de Star Wars, Marilyn Monroe, audrey Hepburn y Furiosa, en Mad Max, comenzaron a derrotar los estereotipos creados por el machismo insensible, que enseñaba a las mujeres como comportarse, cómo vestirse aún en el utópico mundo del séptimo arte.

Sin ir muy lejos, las representaciones actuales de papeles realizados por mujeres aún en esta época de liberación y equidad de género, son desproporcionales en comparación con los papeles protagónicos realizados por el género masculino, sin embargo, el medio se continúa transformando.

A continuación, describiremos el panorama de tres de las más recientes producciones protagonizadas por mujeres, que buscan establecer el cambio y demostrar el empoderamiento femenino.

La película dirigida y protagonizada por mujeres, “La Mujer Maravilla” la cual obtuvo fuertes críticas por parte de James Cameron el director, guionista, productor de cine reconocido en el medio por películas como Terminator, Titanic y Avatar, denominado el creador de las dos películas más taquilleras del mundo, afirmando que “Wonder Woman esta es un paso atrás”:

“Toda la autofelicitación y palmaditas en la espalda de Hollywood en relación a Wonder Woman ha sido muy equivocada. Es un icono objetificado, ¡y sólo es el Hollywood masculino haciendo la misma cosa de siempre! No digo que no me gustara la película pero, para mí, es un paso atrás.

Sarah Connor no era un icono de la belleza. Era fuerte, tenía muchos problemas, era una madre terrible, y se ganó el respeto del público por puras agallas. Y para mí, el beneficio es muy obvio. Quiero decir, la mitad del público es femenino”.

A lo que Patty Jenkins directora del aclamado film, respondió mediante su perfil en la red social Twitter: “La incapacidad de James Cameron para entender lo que es Wonder Woman, o lo que representa, para las mujeres de todo el mundo no es sorprendente porque, aunque es un gran cineasta, no es una mujer. Las mujeres fuertes son geniales. Su elogio de mi film ‘Monster’, y nuestro retrato de una mujer fuerte pero herida fue muy apreciado. Pero si las mujeres tienen que ser siempre difíciles, duras y tener muchos problemas para ser fuertes, y no somos libres para ser multidimensionales o celebrar un icono de las mujeres de todas partes, porque es atractiva y cariñosa, entonces no hemos llegado muy lejos, ¿verdad? Creo que las mujeres pueden y deben ser TODO, exactamente como los protagonistas masculinos deben ser. No hay una acertada y una equivocada forma de mujer poderosa. Y el inmenso público femenino que hizo que el film fuese el éxito que es, ciertamente puede elegir y juzgar sus propios iconos de progreso”.

Por su parte la película tuvo una gran acogida a nivel mundial, por parte del género femenino, sobre todo por niñas y jóvenes que se sintieron poderosas e identificadas con el personaje.

 

Por otro lado, podemos ver a Supergirl, la serie, que nos promete una versión de la mujer maravilla fuerte y divertida, y la cual está próxima a estrenar su tercera temporada. su personaje ha tenido una aceptación entre el público femenino por su tenacidad y lucha.

La historia gira entorno a Kara Zor, quien es enviada a la Tierra para cuidar a su primo, lo que se traduce en una mujer, protegiendo a un hombre.

Su planeta natal Kriptón es destruido, mientras salía a cumplir su misión, la onda de expansión golpea su nave y se dirige hacia la Zona Fantasma, allí el tiempo nunca avanza y queda atrapada durante veinticuatro años.

Luego de su insistencia logra abandonar el lugar en su nave, y llega a la tierra con el fin de continuar su misión.

Esta mantenía sus poderes escondidos hasta que tuvo que salvar un avión que iba a accidentarse, y allí adquirió su nombre heroico, Supergirl, y es invitada a participar en una agencia que investiga vida extraterrestre.

Kara debe enfrentarse a los criminales, defendiendo a su madre que es el blanco de estos, además evitando que su tía malvada se apodere del mundo.

Una vez más se evidencia una revolución de estelares femeninos, y no podemos dejar de lado que en el año 2016 las Naciones Unidas nombraron oficialmente, a Wonder Woman, el popular personaje de cómic, como nueva embajadora honorífica para el Empoderamiento de las Mujeres y Niñas.

Aitlin Mitchell coordinadora de stunts de la serie de televisión Supergirl compartió la siguiente reflexión:

“Cuando se habla del empoderamiento de la mujer en la industria del entretenimiento, es bueno pensar no sólo en las estrellas visibles en la pantalla grande y chica, sino en el efecto dominó que se genera al contratar a más talento femenino en todas las áreas cuando hay estelares femeninos.”

Evidenciando que equilibrar el papel de la mujer en la sociedad, creará oportunidades para mujeres que son menos visibles y alejadas de oportunidades en el mundo entero.

Pasemos ahora a una de los más novedosos estrenos, Jessica Jones una de las cuatro series que anteceden a Defenders, de los Vengadores, para Netflix. Uno de los personajes femeninos más complejos, la detective con superpoderes quien niega su don, una “antihéroe femenina” interpretada por la actriz Krysten Ritter.

Esta es todo lo contrario a la heroína sex simbol, vestida con licra o faldas cortas, tampoco tiene un sobrenombre atractivo. Bebe alcohol con constancia, es independiente y tiene una vida sexual activa sin tapujo alguno. La heroína es uno de los pocos personajes femeninos de Marvel, y además se convirtió en una columna fundamental de este gigantesco universo del cómic.

A modo de dato, es relevante resaltar que la adaptación está firmada por Melissa Rosenberg, cofundadora de la Liga de Mujeres Guionistas de Hollywood y valedora de la Comisión de Diversidad del Sindicato de Guionistas de EEUU.

La actriz Anne Moss afirmó que “Si no hay una mujer con la que me puedo relacionar, no puedo aceptar el papel”, Su personaje, femenino y lesbiana en la versión televisiva, era masculino en el cómic original.

Según Moss, Netflix reunió a un grupo de mujeres brillantes y poderosos entorno a esta serie. “Su modelo de negocio es brillante. Abre la televisión a personas como yo: soy madre, tengo tres hijos y no tengo tiempo de ver la tele. No quiero que mis hijos se conviertan en consumidores a través de los anuncios”.

Así es como el empoderamiento femenino ha llevado a las féminas a tener papeles que ponen en alto el género, derrumbando los antiguos y machistas tabúes que las marginaban de las actividades de peso, fuerza y lucha. Han pasado de ser débiles, víctimas, e indefensas; a luchadoras, fuertes e ídolos, y titanes dignas de admiración. Una realidad distante de los estándares femeninos predicados por el antiguo patriarcado, pero cercana a la realidad de la mujer, que es madre, pero que también es profesional, que crea universo y vida, y que es heroína.

Jeniffer Espinosa

Sonámbula, Comunicadora Social, amante del arte, supuesto de actriz y cantante, escritora de la vida, apasionada por el periodismo, el cine, el baile y la literatura. “Mi revolución es amar”.

Ver todos sus post

AGREGAR COMENTARIO

¡Bienvenido!

Revisa ahora mismo tu correo electrónico

Te hemos enviado un mensaje para

confirmar que esté correcto.