Bohemian Rhapsody, la producción dirigida por Bryan Singer, sin duda alguna un paso rápido por la vida de Queen, de Freddie Mercury, Brian May, Roger Taylor y John Deacon. Aunque han habido ciertos comentarios realizados por medios de comunicación que mencionan que la película utiliza el VIH del cantante para justificar la ruptura que Queen vivió durante cierta época y también para darle validez a la reaparición de la banda en el Live Aid que se realizó en 1985. Dato, que al parecer es inexacto, pues en la vida real Freddie aún no había sido diagnosticado para esta fecha, porque él apenas conoció este resultado en 1987, dos años después del evento.

Pero es válido comprender este paso rápido por la vida de Freddie, aunque este sea considerado solo un remake de la vida de la banda y el vocalista. No es precisamente un libro biográfico, y cuando una producción entra en el género cinematográfico de la vida real al filme, se podrían justificar ciertas imprecisiones. Aunque los fans no han aprobado que Freddie fuera mostrado por Anthony McCarten, el guionista del largometraje, como un villano y el único en querer realizar su trabajo como solista en 1985 con Mr. Bad Guy, pues el baterista de Queen, Roger Taylor anteriormente ya había publicado dos álbumes: Fun in Space (1981) y Strange Frontier (1984).

Aun así, con estos comentarios y datos que no concuerdan, la cinta se muestra con fuerza, actitud y mucha música. Demuestra cada detalle del nacimiento de Queen, los talentos innatos que tienen cada uno de los integrantes. Además, se relata con detalle el nacimiento de temas icónicos de la banda como lo son Killer Queen, Somebody To Love, Keep Yourself Alive, Seven Seas Of Rhye, Bohemian Rhapsody, Now I´m Here, Crazy Little Thing Called Love, We Will Rock You, Another Bites de Dust, entre otras.

Y aunque la película durante tres días ha logrado recaudar en taquilla cerca de 50 millones de dólares en Estados Unidos y Canadá, los espectadores aún tienen dudas de las imprecisiones en la vida de Freddie, y cómo su final no fue expuesto como realmente se esperaba. Porque de cierta manera el desarrollo de la película centra parte de la historia la inclinación sexual que Freddie tiene hacia los hombres y cómo esto se convierte en uno de los influyentes principales en la decadencia de Queen durante 1985.

Tal vez, Bohemian Rhpasody no sea la biografía exacta ni de los integrantes ni de la banda, pero aun así, la película logra encontrar el matiz perfecto de una época que para muchos musicalmente fue muy importante, tanto en la industria musical, como en la experiencia de vivir los diferentes géneros musicales que empezaban a surgir en los 70’s y 80’s.

Rescatando, además, el impecable trabajo que realizó Rami Malek, quien revivió el personaje de Freddie en este filme, que aunque no respondió con exactitud uno de los interrogantes que más se han generado ante el vocalista: su sexualidad, que después de 30 años la audiencia sigue teniendo. Y aunque Mercury se mostraba profundamente enamorado de Mary Austin, su novia, quien fue interpretada por Lucy Boyton, logran enfrentar una de las escenas más impactantes de la película, que quizás podrían haber resuelto algunos de estos interrogantes,  donde él le confiesa a su amada: “Creo que soy bisexual”. Y ella lo mira, con ojos de saberlo, y ​​le responde. “No, Freddie. Eres gay”.

Convierte a la película, quizás en una producción que sin quererlo, focalizó el interés del espectador en la vida privada e inexplorada de Freddie. Pero sin tachar, la impecable fotografía, historia, y eso sí, la música, que ha hecho vibrar salas de cine, cantando We Are The Champions a todo pulmón.

Alejandra Eusse

Alejandra Eusse Cuartas, 25 años, Comunicadora Social y Periodista. Me gusta que me cuenten historias, pero me gusta más escribirlas. Periodista en Espacio & Publicize.

Ver todos sus post

AGREGAR COMENTARIO

¡Bienvenido!

Revisa ahora mismo tu correo electrónico

Te hemos enviado un mensaje para

confirmar que esté correcto.